miércoles, 26 de febrero de 2014

El Marqués de la Floresta, distinguido con la Orden de Francisco I







Hemos sabido hoy, por amigos italianos, que el 1º de febrero último, nuestro Delegado en España de la Sacra y Militar Orden Constantiniana de San Jorge, ha sido distinguido por S.A.R. el Duque de Castro, Jefe de la Real Casa de Borbón de las Dos Sicilias y Gran Maestre de la Orden Constantiniana, con las insignias de la Real Orden de Francisco I, establecida el 28 de septiembre de 1829 por el monarca del mismo nombre, nieto de nuestro gran Carlos III, con el fin de premiar el mérito civil por los servicio prestados en la Administración Pública, las letras, las ciencias, las artes, la agricultura, la industria y el comercio.

Hoy se destina por el Príncipe Don Carlo María a premiar los servicios a su Persona y Casa de sus principales servidores y partidarios, y también a distinguir a aquellas personas que, por no ser de fe católica, no podían acceder a las principales Órdenes Reales de la Real Casa, que son las de San Genaro y Constantiniana de San Jorge.


Desde 1997, las concesiones suman casi un centenar y medio (unas 35 grandes cruces, 55 encomiendas y otras 55 cruces, aproximadamente). Entre las personas condecoradas con la gran cruz se hallan varios destacados integrantes de la antigua nobleza napolitana y siciliana (Filomarino, Sersale, Colonna, Marullo, etcétera), junto a la Baronesa Margareth Thatcher, dos Arzobispos de Canterbury y el Duque de Westminster (todos tres anglicanos), la Princesa Catalina de Yugoslavia, la Princesa Benedicta de Dinamarca, el Príncipe Ermias Haile-Selassie de Etiopía, el Presidente y dos Primeros Ministros del Yemen, el Príncipe Hereditario de Montenegro, el Bey de Túnez y varios Príncipes saudíes. Los comendadores y cruces son mayoritariamente anglosajones, aunque también menudean los italianos y algunos árabes.  




Desde 1860 hasta ahora, no ha formado parte de ella ningún ciudadano español.

Considerando el momento, inmediato al Acta de Conciliación del 25 de enero pasado, entendemos que esta distinción viene a premiar los méritos y servicios del Marqués de la Floresta, y en particular su relevante papel en la reciente reconciliación dinástica, en la que nos consta viene trabajando  desde hace tres años. Bien conocemos que el Marqués de la Floresta ha servido bien a nuestro Gran Maestre, y hay que reconocer que también a S.A.R. el Infante Don Carlos de Borbón.

Felicitamos de corazón a nuestro Delegado por esta merecida recompensa al que N.S.J. guarde muchos años. 
Y también a nuestro Gran Maestre el Príncipe Don Carlo María, por el gran acierto que ha mostrado con este oportuno otorgamiento. ¡Dios le dé larga vida! ¡Viva o Ré!

No hay comentarios:

Publicar un comentario